Desgaste dental: ¿Cómo puede influir la dieta?

Uno de los problemas más habituales en la consulta es el desgaste dental. Muchas veces la presencia de este desgaste viene ocasionada por varios factores, como pueden ser el bruxismo, malos hábitos como comer pipas de manera compulsiva, morderse las uñas, morder bolis, cepillarse vigorosamente, etc, pero hay un factor muy importante que les acompaña que es la dieta.

El consumo habitual de ácidos presentes en algunas comidas o bebidas nos van a producir un desgaste en el esmalte dental el cual se llama erosión dental.

¿Qué es la erosión o desgaste dental?

La erosión dental es el procedimiento por el cual el esmalte va desapareciendo de la superficie dental de los dientes. Cuando el esmalte desaparece se queda expuesta la dentina, lo que produce un aumento de la sensibilidad dental, problemas relacionados con el nervio del diente, molestias al masticar o incluso fracturas dentales, depende del desgaste ocasionado.

Se está observando en la sociedad que cada vez sufrimos más erosión dental debido a la dieta que llevamos.

La dieta influye directamente en el estado de nuestra salud oral. El consumo de azúcares está relacionado con la caries dental, entre otros, y en el caso que hablamos aquí, el consumo de ácidos está relacionado con la erosión dental. Por este motivo es recomendable llevar una dieta sana y equilibrada para proteger a nuestra boca de posibles patologías.

Es muy habitual escuchar que tomar agua templada con limón por las mañanas en ayunas nos ayuda a la eliminación de toxinas en nuestro cuerpo, pero lo que no sabemos es que el consumo habitual de esta bebida va a producir una erosión sobre nuestros dientes que a largo plazo tendrá unas consecuencias.

Así mismo, el consumo de bebidas energéticas, carbonatadas, isotónicas, zumos o chupar limón, entre otros, y a lo que podemos sumar los posibles reflujos gástricos producidos tras las comidas nos favorecen la aparición de estos desgastes.

Cómo prevenir la erosión dental

Para prevenir la erosión debemos controlar el consumo excesivo de estas bebidas. Un consejo a la hora de consumir este tipo de sustancias es que lo hagamos en ocasiones puntuales y durante las comidas.

A la hora de contrarrestar los efectos de los ácidos podemos ayudarnos de la leche o productos lácteos para frenarlos. También podemos masticar chicle sin azúcar para mejorar el pH y la cantidad de saliva. En esta parte puntualizamos que tampoco es bueno masticar chicle en exceso porque podría producir otro tipo de problemas.
A la hora de cepillarnos los dientes después de haber consumido ácidos, recomendamos esperarnos aproximadamente una hora para no extender el ácido por todas las superficies dentales.

Los síntomas por los cuales puedes identificar la presencia de erosión dental en tu boca es la hipersensibilidad, cambios de color en los bordes de los dientes siendo más transparentes debido al desgaste y pequeñas fracturas dentales.

Si crees que puedes sufrir este problema ven a visitarnos. En Clínica Dental Torroella & Martínez somos especialistas en casos de de tratamientos mínimamente invasivos. Con un adecuado diagnóstico podemos ver si es necesario hacer algún tipo de tratamiento mediante sistemas adhesivos o si es una patología reciente te ayudaremos a controlarla para evitar que empeore.

Controlaremos tu problema con revisiones periódicas y medidas preventivas.

Compartir:

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Call Now Button930 185 528