¿Duele la caries?

La caries dental es una de las enfermedades más comunes en la población. Se origina en los tejidos duros del diente pudiendo llegar a zonas más profundas si no se trata.

¿Qué es la caries dental?

La caries dental es una enfermedad crónica mediada por bacterias. Originada por la dieta, se crea por la pérdida de la red de minerales que forman los tejidos duros del diente. Es una enfermedad crónica que progresa lentamente y todas las personas son susceptibles de sufrir la enfermedad a lo largo de su vida (mientras tengan dientes), pero es una enfermedad prevenible. Es la causa principal de dolor bucal y pérdida de dientes.

¿Qué capas forman el diente?

Los dientes están constituidos por diferentes capas/tejidos, que son las siguientes:

-En primer lugar encontramos el esmalte. Es la primera capa exterior que  tiene el diente en contacto con la cavidad oral. Es el tejido más duro y mineralizado de todo nuestro cuerpo. Al rodear toda la parte externa del diente lo protege así de bacterias y agentes patógenos. Bien es cierto, que el propio esmalte con el paso de los años por diferentes causas puede desgastarse, alguna de las causas podría ser por el bruxismo.

– Seguidamente encontramos la dentina. Es la capa situada bajo el esmalte. Sus características son aportar color a la corona. Es un tejido más blando que el esmalte dental. Cuando la caries llega a la dentina produce sensibilidad ya que está constituida por millones de túbulos que se dirigen a la pulpa del diente (nervio del diente). Cuando la caries llega a este tejido es más fácil que se propague y crezca en el diente.

– Y finalmente llegamos a la pulpa o nervio del diente. Es un tejido blando. Allí es donde se encuentra el tejido nervioso y los vasos sanguíneos. Si la caries llega a la pulpa, en ocasiones, nos alerta claramente con síntomas de mucho dolor. Una vez en la pulpa el tratamiento ante este suele ser la endodoncia.

Muchas veces no somos conscientes de la presencia de caries en la boca, ya que no siempre se manifiestan de manera clara y visible. Para diagnosticar muchas de las caries, se necesita  ayuda de radiografías y otras pruebas diagnósticas.

¿Por qué la caries no duele?

Cuando la caries avisa, generalmente es porque ya ha afectado algún tejido blando de nuestro diente y por eso nos da alarma de ello. Las caries incipientes son indoloras e incluso invisibles a nuestro alcance, pero sin embargo, nos podemos guiar sobre algunos síntomas perceptibles para nosotros como puede ser el malestar en la ingesta de alimentos fríos, calientes o incluso dulces.

Visiblemente a nuestro alcance podríamos observar un cambio de coloración en el esmalte, con un aspecto más translucido alertándonos de una posible caries, o de manera clara observar una tinción oscura en la superficie del mismo.

El crecimiento gradual de la caries, hace que así mismo nuestros tejidos dentales se vayan adaptando a su presencia y defendiéndose frente a ella. Generalmente cuando la caries llega al tejido nervioso del diente es cuando la caries presenta su pico de dolor más alto, pero bien es cierto, que en muchos casos no es así. Esto es debido a que por el crecimiento gradual de la caries y para defenderse, el nervio ha ido haciéndose necrótico por lo que pierde totalmente toda su vitalidad y es por esto, que la caries puede no doler en este punto también.

¿Cómo evitar la caries?

Esto solo lo podemos evitar con las siguientes recomendaciones:

  • Manteniendo una buena salud bucodental
  • El hecho de no tener una buena higiene dental favorecerá la acumulación de placa bacteriana, siendo estas mismas bacterias las que acaban deteriorando el esmalte provocando una cavidad infectada como es la caries.
  • Hacer uso de pastas dentífricas con alto contenido en flúor. El flúor es un elemento que nos ayuda a reforzar la estructura del esmalte siendo así menos susceptible a ser dañada.
  • Hacer uso de la seda dental para evitar caries interdentales, ya que son las más peligrosas debido a que no podemos observarlas a simple vista y avanzan de manera acelerada.
  • Tener una dieta saludable baja en azucares y ácidos, ya que estos son uno de los factores que predominan en su aparición.
  • Realizar revisiones anuales en tu dentista de confianza y en el caso de tener algún síntoma, acudir de inmediato sin dejar pasar el tiempo, ya que nunca podemos saber con qué velocidad va a avanzar la posible caries.
  • Si padeces de sequedad bucal, intentar comer alimentos que ayuden a incrementar el flujo salival o productos específicos para la xerostomía (sequedad bucal) ya que el incremento de la saliva nos protege frente a las bacterias productoras de la caries.

 

 

Si hace tiempo que no te haces una adecuada revisión dental o presentas algún síntoma susceptible de la caries, puedes acudir a la Clínica Dental Torroella & Martínez para proteger tu salud oral. La prevención es una de las mejores maneras para combatir la caries.

Compartir:

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Call Now Button930 185 528