¿Por qué es malo para los dientes morderse las uñas?

La onicofagia (morderse las uñas), es un hábito compulsivo que sufre una persona por morderse las uñas.

Según datos de la Academy of General Dentistry, un 41% de los niños que se muerden las uñas presenta daños en los dientes y en las encías debido al traumatismo constante producido por el mordisqueo.

Su aprendizaje comienza generalmente en la niñez por observación de otros realizando este hábito. Pasado el periodo de la niñez, y ya en la adolescencia, el morderse las uñas puede verse modificado por otro tipo de conductas tales como morder el bolígrafo, fumar, etc.

Se estima que alrededor del 30% de los niños de entre 5 y 10 años suele comerse las uñas. El porcentaje aumenta cuando nos trasladamos a la población adolescente, llegando a estimarse la cifra en un 50%. Aunque a partir de los 18 años esta cifra va disminuyendo, en la adultez alrededor del 15% mantiene esta conducta, siendo en algunos casos puntual y relacionada con sucesos vitales complicados.

 

CAUSAS DE LA ONICOFAGIA

  • Estrés: Muchas personas se muerden las uñas ante una situación concreta de estrés, como puede ser un examen, una reunión, un problema familiar, etc.
  • Ansiedad: Cuando se encuentran en situaciones que les provoca nerviosismo o angustia, favorece la necesidad de morderse las uñas.
  • Miedos: Aunque no se haya asociado, el miedo es un factor generador de la puesta en marcha de esta conducta. Ante estas emociones, el morderse las uñas tiene un efecto calmante para las personas que tienen este hábito. En algún momento anterior, estas personas aprendieron que morderse las uñas era una manera de ayudar a gestionar la situación estresante en la que se encontraban, obteniendo una sensación de calma posteriormente.
  • Timidez o baja autoestima. La frustración, rabia, perfeccionismo o personas con un alto nivel de exigencia son rasgos que pueden ayudar a la aparición de la onicofagia.

LA ONICOFAGIA Y LA SALUD DENTAL

Las complicaciones de morderse las uñas también se manifiestan a nivel de salud bucodental. El hábito crónico de la onicofagia es perjudicial a largo plazo para el esmalte de los dientes.

Problemas que aparecen en nuestra boca por mordernos las uñas:

  • Desgaste dental: El morderse las uñas hace que los dientes estén chocando bruscamente de una forma continuada. Esto puede acabar provocando micro facturas en el esmalte, sobre todo en los incisivos superiores. En los casos más extremos, sobre todo si la onicofagia va acompañada de otro síntomas de ansiedad como el bruxismo, puede incluso llegar a ocasionar la fractura de los dientes.
  • Caries: Al morder las uñas, las bacterias que se esconden debajo de estas pueden llegar a la boca, por tanto, aumenta el riesgo de caries.
  • Infecciones bucales: Por su parte, los virus, bacterias y hongos presentes en las manos pueden causar infecciones en la boca, que en ocasiones se manifiestan con la aparición de llagas o herpes. Además, este gesto puede ser la vía de entrada de diferentes microorganismos a nuestro cuerpo.
  • Halitosis: Por la misma razón, este traspaso de bacterias de las uñas a la boca junto con una mala higiene bucal puede contribuir al desarrollo del mal aliento.
  • Alteraciones en la mandíbula: El mordisqueo continuo de las uñas también puede afectar a los huesos y músculos que unen el cráneo con la mandíbula. De este modo, en casos extremos, pueden contribuir a la aparición de las alteraciones en la articulación temporomandibular (ATM). Las molestias pueden ir desde dificultades para morder, a los problemas para abrir y cerrar la boca, pasando por dolores de cabeza, oído o mandíbula.

Con el paso del tiempo, aparte de provocar estas lesiones descritas sobre los dientes, también puede contribuir con la deformación de la cutícula de las uñas, formación de verrugas, infecciones, afectación por hongos o bacterias e incluso la elevación de los bordes laterales de los dedos.

 

¿COMO PODEMOS ELIMINAR ESTE HÁBITO?

  • Controlar tus emociones
  • Usar un esmalte amargo
  • Ser consciente de que es un hábito nocivo
  • Dejarlo progresivamente
Compartir:

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Call Now Button930 185 528