Me sangran las encías, ¿es normal o tengo algún problema?

Son muchas las personas a las que le sangran las encías. Muchas de ellas comentan que este sangrado aparece al cepillarse los dientes, al comer una manzana o por la mañana al despertarse.
Una gran parte de la sociedad cree que el sangrado gingival puede llegar a ser algo normal, pero debemos conocer que no es saludable que ninguna parte de nuestro cuerpo sangre.
Por tanto, si nos sangran las encías de manera habitual es debido a una respuesta de nuestro organismo ante la permanente presencia de bacterias en nuestra boca, siendo una alerta de que nuestra cavidad oral está desarrollando una enfermedad. Por este motivo, debemos acudir a una revisión con el dentista para ver como podemos ayudar a nuestras encías para que estén más sanas.

¿Por qué me sangran las encías?

El principal factor por el que se produce el sangrado gingival es por la eliminación insuficiente de la placa bacteriana, debido a una mala higiene oral. Esta placa se va acumulando alrededor de la línea gingival y si no se elimina correctamente, se va produciendo un endurecimiento de esta placa y una inflamación de las encías que nos lleva al sangrado gingival.

Debemos conocer que hay otros factores que pueden producir esta alteración. Estos factores son los cambios hormonales producidos en las mujeres durante el ciclo menstrual o el embarazo, trastornos en la coagulación, bruxismo, falta de nutrientes y hasta laceraciones en las encías por cepillarnos con fuerza.

Existe una relación entre enfermedades, como puede ser la diabetes, enfermedades renales, enfermedades coronarias, parto prematuro con la enfermedad periodontal.

En la diabetes se observa una relación bidireccional. La presencia de enfermedad periodontal produce una alteración en el control glucémico. En los estudios se ha observado de la misma manera que en pacientes diabéticos hay más riesgo de que se produzca una inflamación de las encías.

las investigaciones evidencian que la presencia de bacterias patógenas relacionadas con la enfermedad periodontal aumentan el riesgo de producir este tipo de patologías vasculares. Por este motivo, es importante que personas con este tipo de enfermedades tengan controlada la salud oral, para no llegar a tener complicaciones en su estado de salud general.

Embarazadas con una enfermedad periodontal no controlada pueden tener un mayor riesgo de embarazo prematuro. Es muy importante que las embarazadas acudan a revisiones periódicas, debido a que durante el embarazo hay una alteración de las hormonas y estas pueden alterar la salud de las encías. Con los controles e higienes periódicas podemos controlar cualquier complicación.

Investigaciones dirigidas por Vanessa Grubbs, de la Universidad de California en San Francisco (EE.UU.), estudiaron a más de 6.000 pacientes observando que aquellos con periodontitis avanzada presentaban más del doble de posibilidades de padecer enfermedad renal crónica. «Además, este riesgo era sustancialmente mayor en aquellos que no acudían regularmente a su dentista», afirma Vanessa. Esto demostraría que la periodontitis no sólo se asocia con las enfermedades renales, sino que incluso puede contribuir a su aparición.

¿Cómo puedo hacer para que no me sangren las encías?

Como conclusión, se ha demostrado que el tratamiento periodontal tiene importantes beneficios no sólo en la cavidad oral sino también sobre la salud general: reduce sustancialmente los niveles de inflamación sistémica, mejora la función endotelial, y contribuye a un mejor control glucémico.

A nivel de la cavidad oral: reduce la inflamación gingival, reduce el riesgo de aparición de caries, disminuye el mal aliento, controla el sangrado gingival y ayuda a mantener el nivel óseo, lo que nos ayuda a mantener los dientes sin movilidad en boca.

Compartir:

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Call Now Button930 185 528