Los piercings orales y sus complicaciones

Rate this post
El principal y más probable riesgo que los “piercing” orales suponen para la salud bucal son las infecciones derivadas de su colocación. Sin embargo existen posibles problemas derivados de su presencia en la boca, como rechazos, alergias, dolor, enfermedades de transmisión, traumatismos en los dientes, lesiones en los tejidos periorales, lesiones en las encías, etc.

No olvidemos que se trata de un cuerpo extraño en la cavidad oral. El lugar de colocación de los piercings orales se trata de una zona especialmente delicada y que no favorece precisamente una correcta cicatrización de la herida generada. Por lo tanto, presenta un destacable riesgo de infección. Esto es debido tanto por la humedad propia de la cavidad bucal, como a la continua presencia de bacterias.

Existe un aumento de pacientes en clínicas odontológicas con piercing orales y periorales en estos  últimos años. Se recomienda tener un seguimiento más exhaustivo debido a las posibles complicaciones que acarrean.

  • Antes de ponerse un piercing el odontólogo debe informar sobre las posibles patologías, así como de todas las medidas preventivas para evitar las posibles complicaciones que implican los piercing orales, las localizaciones donde hay mayor incidencia de complicaciones y los cuidados que hay que llevar a cabo.

Consecuencias de los piercings en la salud bucal

Las alteraciones orales que pueden causar los piercing orales son:

  • Sialorrea (aumento de la producción de saliva).
  • Recesión gingival en la zona de roce del piercing (suele ser una de las complicaciones más habituales y lesivas). Estas recesiones afectan tanto a la salud de las encías como a la estética de las mismas.
  • Traumas en los tejidos vecinos.
  • Pueden provocar una abrasión de la superficie dental, con un aumento de la sensibilidad y una predisposición a la caries en la zona expuesta.
  • En ocasiones puede aparecer una hiperplasia de los tejidos afectados con edema y dolor como consecuencia de la lesión.
  • Acúmulo de placa y bacterias en la zona del pendiente.

Siempre que vayamos a someter a nuestro cuerpo a una “intervención” debemos asegurarnos de los pros y los contras que tiene realizarla. Una vez tienes claro que quieres realizártela tenemos que cumplir en todo aquello que conocemos para evitar posibles problemas. Así mismo, elige un lugar seguro y que te asegure la máxima calidad en su procedimiento. No juegues con tu cuerpo, sólo tienes uno.

Si deseas tener más información o aún te quedan dudas sobre los piercings orales no dudes en acudir a Clínica Dental Torroella & Martínez y te ayudaremos a resolverlas.

Compartir:

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Call Now Button930 185 528